sábado, abril 07, 2007

Llamamiento a las viñetas: recomendaciones de Salón


LOS ARCHIVOS DE ELFQUEST 2
Hace unos cuantos años se publicó el primer volumen de esta legendaria serie, una de las pioneras de las así llamadas independientes, y de las más prestigiosas, junto con Cerebus de Dave Sim. Sin embargo, pasó sin pena ni gloria, por lo que la publicación de la continuación por Norma ha de ser motivo de celebración por todos los que amamos el buen cómic.
¿Qué hace a Elfquest tan especial? Digamos que es el particular concepto de fantasía que Wendy Pini despliega en su páginas. Bebiendo antes de los cómics underground americanos que de la almibarada fantasy tipo Tolkien et al, Pini logra una fusión sorprendente entre el realismo social y el costumbrismo ( lo que hoy se llama “slice of life”) y la imaginación más desatada, EQ supone un híbrido contranatura que expande los límites de un género demasiado empeñado en andar en círculos. Los elfos de esta serie se sienten como reales, aman y viven como cualquiera de nosotros y están perfectamente caracterizados. Si a eso le unimos un dibujo espléndido y unos guiones adictivos, se entenderá por qué considero que si tuviera que elegir una sola de entre todas las novedades me quedaría con ésta.

POLÍTICAMENTE INACEPTABLE 1
¿Qué es Políticamente inaceptable? Honestamente : NO LO SÉ. ¿Quién es Phillipe Vuillemin? Uno de los mejores autores de cómics de humor. Salvaje, brutal, grosero, dueño de un corrosivo y negro sentido del humor, el galo Vuillemin escribió una de las páginas más patéticas de la reciente historia de España, al ser vetada ( CENSURADA) en este país que tanto alardea de libertades, la publicación de su Obra Maestra, “Hitler= SS”, realizado a medias con Gourio, un tebeo que haría que el mismísimo Coronel Kurtz de Apocalypse Now se cagara de miedo y se partiera de risa a la vez, una serie bufa sobre el horror y el sinsentido de la humanidad, que fue equívocamente calificado de simple tebeo nazi que se mofaba del exterminio de los judios en la 2ª Guerra Mundial.
El arte de Vuillemin es sencillamente imprescindible en estos tiempos tan estúpidos que nos ha tocado vivir. Nunca está de más mirar cara a cara al horror… y echar unas buenas risas. Al menos, reir nos diferencia de los animales.
Brutalmente recomendado.
Aunque no para todos los públicos. Honi soit qui mal y pense.

¿ CUATRO?
Estando todavía calientes los fusiles de los francotiradores en la fratricida guerra de Yugoslavia, Bilal se enfrascó en la que se ha convertido en su serie más ambiciosa: La tetralogía de “El sueño del monstruo”.
Enmarcada con pinzas en el género de la Ciencia Ficción, el genial autor yugoslavo utiliza sus páginas para lanzarse a una reflexión alucinada de los más variados temas: desde el mismísimo origen de la especie, al auge de los fundamentalismos, de la barbarie y el horror de la guerra de los Balcanes, a la misión del arte ( si es que tiene alguna) en la sociedad.
Quien espere encontrar un tebeo de fácil lectura, hará bien huyendo. Si esperas algo distinto, único, diferente, que lleve el cómic por terrenos vírgenes, no lo dudes. Creo sinceramente que Bilal ha soltado amarras y se está dejando llevar por una caótica corriente de sensaciones inspirado por la máxima de Van Gogh “Estoy haciendo continuamente cosas que no sé hacer para así aprender a hacerlas”.
Una última reflexión a título personal: si a estas alturas del tercer tomo, recientemente publicado, alguien me preguntase de que trata “El sueño del monstruo”, yo le respondería sin dudarlo: “ ¡Ni idea. Pero es una Obra Maestra!”.

TAPPING THE VEIN
Allá por principios de los 90, Eclipse Comics publicó una de las mejores series de antologías de cuentos de horror : Tapping the vein. Aglutinando a algunos de los mejores autores de la época, esta serie llegó donde la serie “hermana “ Hellraiser, nunca pudo llegar: una visualización cruelmente efectiva del universo torturado y tortuoso de Clive Barker.
Para ello, se dejó de rodeos y acudió directamente a la fuente originaria del escalofrío: los “Libros de la Sangre”, que tantas alabanzas habían cosechado por todo el mundo y que habían convertido al perverso inglés en un valor en alza en el mundo del Horror con mayúsculas.
Convertido en un best off del mundo de Clive Barker, Tappin the vein cosechó premios y alabanzas desde el mismo instante de su publicación, permaneciendo inexplicablemente inédita por estos lares, hasta hoy.
Sin embargo, lo que podría convertirse en algo digno de celebración por todos los amantes del terror, se ha visto truncado una vez más por la chapuza que caracteriza de un tiempo a esta parte a todas las editoriales de este país: la obra que aquí nos ofrece Kraken, está incompleta con respecto al original: faltan dos cuentos, con el agravante que uno de ello es la Obra Maestra del ciclo: el guionizado e ilustrado por ese Dios pagano llamado Phillip Craig Russell.
De todas maneras, aunque mutilada, esta obra es imprescindible para todo aficionado al buen cómic de terror.

CLÁSICOS STAR WARS: HACE MUCHO TIEMPO… VOL. 1: DOOMSWORLD
Que levante la mano quien recuerde aquellas añejas panaderías de barrio en las que acudíamos, párvulos e imberbes, a por el pastelito Cropan, Megatón o Piper ( aquel que regalaba figuritas de monstruos que también aparecían en bolsas de patatas) de turno.
¿Recordais que en algunas de ellas se deslizaban misteriosamente, bajo nuestra curiosa mirada, extraños cómics Vértices, apilados junto a suculentos molletes antequeranos?
Enharinados, se desplegaban ante nuestros ojos tebeos que no tenían nada que ver con Mortadela y cía ( por Dios!: eran “para adultos”). Así conocimos a “Los 4 fantásticos”, “Spiderman”, “La tumba de Drácula”, “El Motorista Fantasma” y, ¡oh, sorpresa!, “Las guerras estelares”.
Y así descubrimos que las aventuras de Han Solo y el soseras de Luke Skywalker no terminaban en las pantallas de cine, sino que tenían vida propia en su propia serie de tebeos, una serie que nos vio crecer a lo largo de los 70 hasta bien mediados los 80 y que tuvo un periplo editorial más bien errático: Vértice, Bruguera, Forum… Una serie, bien es cierto, que distaba de la perfección, con unos guiones netamente pulp ( ese trasunto de Don Quijote disfrazado de último caballero Jedi, esos bicharracos imposibles, esos títulos…), que se desparramaban en unas tramas imaginativas.
Planeta rescata ahora de la mano de la espléndida edición de Dark Horse ( a la que sólo cabe reprocharle que no incluya la graphic novel de “El retorno del jedi”), estos tebeos de manera ordenada, para disfrute de aquellos que siguen creyendo que Star Wars no debió pasar de las dos primeras películas.
En conclusión: algo así como la magdalena de Proust pero en furioso technicolor.
Manuel Ruiz Galán.

6 comentarios:

Peter dijo...

ey Manolo, se me fue la olla y no añadí tu nombre firmando el articulo. Mil disculpas!!!

Manuelruiz dijo...

No pasa nada. Mil gracias a tí por publicar el artículo.

Peter dijo...

Muchas coincidencias de selección tenémos Manolo!!
el tappin the vein inevitable, pese a su defécto de tener el vaso medio vacío. Siempre es un placer leer cualquier obra referencial a Clive Barker y, por otro lado, venderla y reconocer a los incondicionales de Barker, después de que la edición de su obra se diluyera entre tanto King y obra de terror para las masas.
Y sobre Bilal? ¡¡al fin!! Una algeria no tener que esperar "cuatro" años para completar el puzzle del sueño del monstruo.
Y sobre Vuillemin... recordar la neo inquisición de la moralina imperante sobre hitler=SS siempre será una lacra, tanto por el hecho de que la sociedad trate de guiar las lecturas cómo por el hecho de que esta polémica tape la cuestión sobre la calidad de este tebeo en sí. ¿Crees que Vuillemin sigue siendo un autor de cierta embargadura en el resto de su obra "si publicada"?
Saludos!!

Manuelruiz dijo...

Pues la verdad, creo que Vuillemin es de los pocos autores de humor que consiguen que una viñeta me haga reir. Igual que considero que Hitler=SS es imprescindible, tengo en gran consideración el libro editado por Toutain "Lo mejor de sí mismo".

Que es más basto que unas bragas de esparto, no te lo voy a discutir, pero no se queda en el mero impacto, al contrario que el recientemente publicado HAW!.

De cualquier modo, Vuillemin no es para todos los gustos. Hay quien se ríe con el TBO ése de "La liga de la justicia" o algo así, que personalmente pienso que da más pena que el circo de Teresa Rabal, y hay quien se ofende con "Borat", peli que considero muy cerca del espíritu de este terrorista galo
( y que me encanta).

Y por lo que respecta a las novedades del Salón, me duele en el alma no poder incluir en la Selección "Green lantern/Green Arrow", "Contrato con Dios" y "Paracuellos", aunque confío en que no habrá problemas para conseguirlos más adelante.

Por cierto ¿Alguien pilló lo de Proust y las "Guerras estelares"?

Saludos.

Peter dijo...

Vuillemin es un humorísta guarro, sin ser peyorativo, y el uso del "humor negro" creo que se le queda corto. La leyenda negra del Hitler=SS es el tema de su censura, cosa denostable, pero que no explica las pretensiones del autor para su obra.
A mi parecer es importante que existan obras que se situen desde el punto de "no hay nada sagrado" (en este caso, la sacralización del Holocausto) donde poder experimentar o reflexionar los enfoques más dificiles de un tema o cuestión.
Por otro lado, ¿conoces la obra de Piñata? Yo diría que es el hijo bastardo punki de Vuillemin. Le publican en el TMEO.

manuelruiz dijo...

Ése no será el del TBO asqueroso aquel de "Donde hay pelo hay alegría" ¿No?. De todas maneras, mi favorito de los humoristas españoles siempre será Ivá. Que genialidad!

Cambiando de tercio, ardo en deseos de que lleguen las novedades del Salón.. aunque aún no he terminado de leer ni lo que me regalaron por Reyes. Ahora estoy enfrascado en el libro de Hal Foster y en el Den 5 ( cortesía del Salon de Granada) y con la mente puesta en el Clasicos Star Wars, Elfquest 2 y el Tapping the Vein. Y tengo gran curiosidad en descubrir a Yves Chaland. ¿Lo conoces?

Un saludo.