jueves, marzo 15, 2007

Novedades del día:


Otro mes más Panini Comics saca jugosos tomos marvel y sus bibliotecas marvel del mes; estas son las novedades del día entre otras cosas:

Panini Comics - Marvel:
- Pantera Negra tomo 1. PVP: 7.75€
- el Caballero Luna tomo 1. PVP: 12€
- Nextwave tomo 1. PVP: 12€
- New Excalibur tomo 1. PVP: 8.6€
- Spiderman team-up # 14. PVP: 3.95€
- Classic Spiderman # 8. PVP: 3.95€
- Spiderman: las tieras diarias completas vol. 1. PVP: 19.95€
- Biblioteca Marvel: el Motorista Fantasma # 2. PVP: 5.2€
- Biblioteca Marvel: X-Men # 11. PVP: 5.2€
- Biblioteca Marvel: Namor # 11. PVP: 5.2€
- los nuevos Thunderbolts tomo 3. PVP: 10.25€ (Ahora sí maese Banner!!!!)

Panini Manga:
- fiebre de amor tomo 6. PVP: 7.2€
- galism tomo 4. PVP: 7.2€
- reloj de arena tomo 8. PVP: 7.2€
- naruto dvd 1. PVP: 15€

Panini Europeo:
- 46. PVP: 9.95€ -----> Manara y Valentino Rossi... IMPRESIONANTE!!

Ivrea Manga:
- Blood Rain # 5. PVP: 8.95€
- go go heaven # 3. último número. PVP: 8.5
- erementar gerad # 11. PVP: 8€

Manga Varios:
- Recast # 1. PVP: 6.75€
- animangaweb magazine # 3. PVP: 2.95€

Astiberri:
- el libro del os conejitos suicidas. PVP: 10€

Bang ediciones:
- di algo. PVP: 12€

Nosolorol ediciones:
- Mutants & Masterminds: pantallas de juego. PVP: 9.95€

5 comentarios:

Pedro Banner dijo...

Albricias, los hados han sido propicios, rellenad mi jubón con los Thunderbolts y ese malhadado Nextwave

nos veremos pronto maese Peter

Peter dijo...

Dicho y hecho.
Y muy buena combinación.
El Nextwave IMPRESCINDIBLE señores. Warren Ellis y Stuart Immonen en estado de gracia absoluto. Y la serie solo fueron 12 números en USA (aqui dará para 2 tomos).
De lo mejor que he leido en mucho tiempo.

manuelruiz dijo...

Juan Pablo/ Pedro: Os he intentado enviar una cosilla que he escrito sobre Crepax pero me da error. ¿la dirección que dais está correcta? ¿Os lo puedo enviar a otro sitio?
Saludos

manuelruiz dijo...

¡No hay manera! Mientras me respondeis os lo envío aquí ¿Os sirve? Un saludo de TRON








GUIDO CREPAX: EL PLACER DE MIRAR



Guido Crepax es sin duda el mayor renovador del lenguaje de la Historieta que ha dado Europa. Tan contundente afirmación no es, sin embargo, gratuita, o fruto de un apasionamiento enfervorecido. Antes al contrario, surge de la contemplación de un corpus creativo único que aúna a Resnais y Eisenstein, los Paraísos terrenales del Divino Marqués y las exploraciones del inconsciente de Freud. Una obra que ha avanzado con pasos de gigante durante décadas, impulsada por una lujuria creativa que ha descubierto senderos nunca antes transitados en el cómic en una labor titánica de exploración a tumba abierta. Nunca antes la dicotomía realidad/imaginación había sido mostrada de manera más bella y feroz.

Paradójicamente, Crepax es hoy un desconocido para el gran público, una sombra del pasado. Ninguneado y criticado con demasiada ligereza, bien podría decirse que ocupa un triste lugar de honor junto con Hector German Oesterheld en el podio de los autores de cómic más infravalorados en la actualidad.

Nacido en Milán, el 15 de julio de 1933, cursó estudios de Arquitectura. Y aunque nunca llegó a ejercer como arquitecto, sí que puede rastrearse su poderoso influjo en sus planchas barrocas. Tras un periodo en el que colabora en revistas médicas, y realiza portadas de discos ( siendo el más popular el de “´Nel blu dipinto di blu “de Domenico Modugno), aterriza en el mundo de los cómics en 1963, en la revista Linus, cabecera para la que creará a Phillip Rembrandt, alias Neutron, y a su partenaire. Una tal Valentina.

Aparecida como secundaria en principio, poco después convertida en protagonista por derecho propio de la serie más iconoclasta del cómic mundial, las aventuras de Valentina Rosselli transgreden todas las normas existentes hasta entonces en la Historieta. Diosa lunar de un mundo morboso donde los estudios de semiótica se dan la mano con la carnalidad más desaforada, la Milanesa protagoniza una serie de aventuras fantásticas a caballo entre el mundo exterior y su mundo interior que crean un lenguaje nuevo que hunde sus raíces hasta la actualidad.

Son los años más felices de Crepax. Cuenta de él nuestro Enric Sió ( otro genio ignorado), que solía ir al cine con una libreta para tomar notas. Alimentándose de las innovaciones de Resnais y tantos otros vanguardistas, su obra parecía no tener límites y recibía alabanzas desde sectores muy alejados del mundo del cómic. Una tras otra se suceden sin solución de continuidad Obras Maestras como “Valentina y los subterráneos” ( una exploración del inconsciente disfrazada de delirante aventura en busca de una raza perdida en el corazón de la Tierra), “Valentina con botas” ( o las aventuras de Valentina contra una entidad alienígena multiforme que intenta suplantarla adoptando su forma y termina suicidándose porque se vuelve tan parecida a ella que en el proceso pierde su propia identidad), la seminal “Valentina en la Estufa”, o Valentina contra Baba Yaga, “Diario de Valentina” ( que incluye la rotunda, perfecta “Reflejo”), “Linterna Mágica”, la desconocida “Antropología”, que nunca fue recopilada en tomo, apareciendo en el Tótem a primeros de los 80, etc…

Tal fue su éxito que se llegó a hacer una película adaptando “Baba Yaga”, con George “Antropophagus” Eastman en el papel de Arno, por desgracia inédita en cines en España, pero suficientemente interesante y lograda como para exigir una revisión. E incluso una serie de televisión, emitida por la primera varias veces de madrugada, la última de las cuales en el 2002 y no necesariamente nefasta, aunque tampoco especialmente lograda.

No se detendrá ahí: “Bianca: Una historia excesiva”, supone un intento de crear una nueva heroína… lográndolo solo a medias. Si las páginas suponen tal vez las más hermosas jamás dibujadas por Crepax, no es menos cierto que la historia no aporta nada nuevo al conjunto de su obra, como no sea que la habitual separación realidad/sueño aparece aquí más distanciada que nunca, por cuanto en primer lugar se nos presenta el mundo onírico de una adolescente Bianca, y al final, se hace una relectura del mismo en clave de realidad. Un album bellísimo y excelente. Pero no una Obra Maestra.

Para encontrar una nueva Obra Maestra, Valentina aparte, nos tendremos que encontrar con “Historia de O”. Un cómic de una perfección cegadora, con un manejo me atrevería a decir que mágico del arte de narrar. Una historia brutal, perversa, mórbida, lasciva servida por una pluma que parecía haber tocado techo.

O eso creímos.

“Emmanuelle”, es sin género de dudas la Obra Maestra del cómic pornográfico. Creando nuevos caminos expresivos, las aventuras de Emmanuelle se alejan de la narrativa convencional. Parafraseando a Pasolini, esto es cómic de Poesía. Un poema epicúreo al placer porque sí, sin más coartadas o falsas máscaras. Un viaje lujurioso y fascinante a ninguna parte. Un castillo sobre nubes, una historia sin historia, la abstracción pura al servicio de la carnalidad más desatada. Un tebeo irrepetible que demuestra qué lejos se encontraba Guido Crepax del resto de los autores de cómic de la época.

-”Pero si el erotismo necesita de lo extraordinario e inédito sus mismos progresos lo pondrán en peligro.Llegará un momento en que todas las fórmulas habrán sido experimentadas”.
- “Sin embargo querida amiga sus temores son vanos. El erotismo no es una herencia. Es una aventura personal”.

Tras Emmanuelle le llegó el turno ( al fin) al Marqués de Sade. Sin embargo desgraciadamente “Justine” está a años luz de su anterior obra a pesar de las entusiastas críticas que acompañaron a su publicación. Profundamente descompensada ( se llega a calificar de epílogo lo que en realidad es un capítulo), no es un mal cómic. Destellos de genialidad centellean aquí y allá con excesiva dispersión anclados en una narrativa en exceso convencional. Un cómic correcto pero sin duda inferior a lo que uno esperaba.

Otras obras importantes durante los años60, 70 y 80 son “La Astronave Pirata”, un exclente tebeo de aventuras espaciales para casi todos los públicos, que se diría precursor de obras más conocidas como Star Slammers o Piratas del espacio; “Anita: Una Historia Posible”, precursora de Videodrome, y “Hello Anita!” una suerte de secuela un tanto descafeinada en el que el mayor atractivo es el color; “El hombre de Pskov”, sobre la revolución rusa y el interesantísimo “El hombre de Harlem”, una historia narrada ( literalmente) a ritmo de Jazz ( cada página o grupo de viñetas tiene una cadencia especial basada en una pieza de jazz indicada al principio). También Bianca conoce una especie de secuela apócrifa con el maravilloso “Los viajes de Bianca”, adaptación confesa de Los viajes de Gulliver en clave de Space Opera pulp que deja el “Gulliveriana “de Manara por los suelos.

Y es precisamente a mediados de los 80, cuando la cara del cómic estaba cambiando enormemente, y los nuevos genios ahora ensalzados por público y crítica respondían a los nombres de Alan Moore y Frank Miller, en una época cuando parecía que a los viejos dinosaurios sólo les restaba arrastrarse lentamente por el fango del más vergonzoso olvido, cuando Crepax resurgió con toda su fuerza creativa para ofrecernos la que es sin duda la mejor versión del “Conde Drácula” jamás realizada. Una obra carnal y subyugante, tétrica y lasciva, que respeta el original de Stoker, a la vez que lo pervierte profundamente. Recorrida por un erotismo voraz, palpitante y un gusto por lo macabro sublime, esta joya practicamente desconocida, fue una influencia decisiva en el mucho más conocido Drácula de Coppola ( que no de Stoker). Una nueva Obra Maestra de urgente recuperación.

Y poco más. Valentina se despidió de las editoriales españolas con el muy inferior “Historia de una historia”, adaptación travestida de “Historia de el ojo”, de Bataille, con una Valentina encarnado a todos los personajes de la obra enfrentada a sus tabúes sexuales. A este tomo le siguió “La venus de las pieles”, muy buena adaptación de la novela homónima de Sacher Masoch, que recuperaba ese estilo narrativo suspendido de que había hecho gala “Emmanuelle”.

Reseñar, por completismo, que no por interés, una adaptación de la espantosa película Historia de O 2ª parte, que apareció serializada en Tótem El Comix, que no he leido, pero sobre cuyas bondades me permito dudar

Y Crepax desapareció de las librerias españolas. Siguió editando fumetti en Italia, llegando a matar a Valentina en “Al diavolo con Valentina”, y adaptando a Henry James y a Mary Shelley, mientras que España y el resto del mundo ignoraban quién era y la deuda de gratitud que la Historieta con mayúsculas tenía con él. Sin segundas ediciones, su obra ha ido prácticamente agotándose sin solución de continuidad, convirtiendo en tarea poco menos que imposible el encontrar material suyo, por otra parte, editado de manera fragmentaria, incompleta y dispersa.

A día de hoy, los aficionados seguimos esperando el día en que alguien se acuerde de este gigante y decida que bien merece una reedición entre el aluvión que inunda el panorama actual. Y quien sabe. Tal vez más de uno se sorprendería al ver que desde Crepax, ya está todo inventado, aunque haya algunos que se esfuercen en adjudicarse medallas que no le pertenecen.


Vélez Málaga, 16 de marzo de 2007



Manuel Ruiz Galán

Peter dijo...

Manuel,
muchas gracias por el articulo.
Nos ha llegado en el mail enviado por tu hermano Alejandro (gracias a él también).
Ahora más adelanta comentarémos sobre Crepax en la propia reseña. Un saludo.